PREOCUPACIÓN POR TICOS PRESOS AQUÍ

Al menos 23 costarricenses están tras las rejas en Nicaragua, en condiciones que preocupan a la Cancillería y a la Defensoría de los Habitantes de ese país, destaca el diario La Nación.

Según las autoridades, estos costarricenses carecen de adecuados controles de salud y tienen problemas para comunicarse con abogados y con el cónsul que debe estar pendiente de sus condiciones, aparte de que viven hacinados. Entre los presos se cuentan mujeres embarazadas que no tienen garantía de un trato adecuado a su condición, alegan.

Tanto la Cancillería como el Ministerio de Justicia y la Defensoría llevan adelante gestiones para que, quienes tengan condena en firme, la puedan cumplir en Costa Rica. Ese es el caso de 11 de los 23 reclusos, dice La Nación.

Por su parte, el canciller Manuel González lamentó la situación y afirmó que su ministerio hace todo lo posible por atender los derechos que les corresponden como ciudadanos costarricenses, más allá del proceso penal que enfrenten.

… ENVIARAN A GIL TREJOS A MÉXICO…

La Sala Penal  de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua autorizó la noche del jueves la extradición del empresario costarricense José Daniel Gil Trejos a México.

Las autoridades consulares de Costa Rica en Nicaragua presentaron la semana pasada una carta firmada por el propio Gil Trejos, esposo de la ex viceministra de Seguridad y Gobernación Marcela Chacón, en la cual explica que él no ha firmado ningún documento acogiéndose al proceso de extradición voluntaria a la República de los Estados Unidos Mexicanos, “ni ya o a futuro”, por lo que alega que todo lo actuado con respecto a su caso, “se encuentra viciado de nulidad”.

El proceso se da sin que se escucharan los argumentos presentados no solo por José Daniel Gil Trejos, sino además por su defensa, la licenciada Orietta Benavides, pues nunca comparecieron ante un juez.

Javier Sancho, embajador de Costa Rica en Nicaragua, lamentó que a Gil Trejos no se le diera oportunidad de defensa y que se le ignoraran todos sus derechos, especialmente el sagrado del debido proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *