ROBO DE ENERGÍA, PERDIDA DE MILLONES

En los barrios pobres de América Latina es común ver miles de cables ilegales de electricidad entrecruzados colgando en una maraña de conexiones sin fin.

Pero en Loteamento Vitória, un asentamiento urbano en Teresina, en el noreste de Brasil, destaca algo muy particular: los cables que llevan la energía a los hogares están en el suelo, expuestos entre la arcilla roja y una línea de ferrocarril por la que los niños caminan para ir a colegio.

Mientras tanto, en los barrios ricos de Teresina y otras ciudades brasileñas, hay también quienes hacen gatos o gambiarras, que es como se conocen en Brasil estas conexiones eléctricas irregulares.

Sólo en Piauí, las pérdidas causadas por fraude, robo y errores en los contadores ascienden a 120 millones de reales (unos US$38 millones) al año. En todo Brasil, la cifra puede ascender a 15 mil millones de reales por año (US$ 4,7 mil millones).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *