CENTROAMÉRICA UN PARAÍSO TERRENAL, PERO VULNERABLE ANTE LOS DESASTRES

Durante el primer trimestre del año 2015 la región experimentó un escenario muy similar al del año 2014, destacando los siguientes fenómenos: Marejadas fuertes a lo largo de la línea costera marina del Océano Pacífico.

El desarrollo de olas altas que ha afectado a miles de familias que obtienen sus ingresos de la pesca artesanal. Nos afectó el fondo de mar. Este fenómeno que tiene una incidencia en la vida y la economía de las familias que habitan a lo largo de la línea costera marina. Nos ha afectado el período seco, el que resulta propicio para el desarrollo generalizado de incendios forestales, afectando no solo la cobertura boscosa, sino también provocando la degradación del suelo.

También hemos sufrido elevadas temperaturas, las que pudieran derivar en complicaciones de salud en la población y registrándose un incremento de la temperatura promedio de la región, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *