COLOMBIA REBELDE, DESACATA Y DESAFÍA

Nicaragua denunció este martes ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya las “amenazas” de Colombia en su frontera en el mar Caribe, en el segundo día de audiencia sobre diferendos marítimos entre ambos países.

Managua acusó a Bogotá de “violar” e “incumplir” un fallo de 2012 de la CIJ que confirmó la soberanía de Colombia sobre un grupo de islas del archipiélago de San Andrés pero otorgó a Nicaragua una amplia zona en el mar Caribe, antes bajo dominio colombiano.

Colombia “sigue manteniendo sus buques en las mismas aguas que antes del fallo”, denunció ante la CIJ Carlos José Argüello, embajador nicaragüense en Holanda, citando un informe militar.

“Colombia no acepta la delimitación hecha por la CIJ en 2012” añadió, y citó como ejemplo declaraciones del presidente colombiano Juan Manuel Santos, que criticó el fallo por sus “omisiones, errores, inconsistencias” o se declaró dispuesto a defender “a capa y espada” los derechos de los pescadores colombianos en la zona.

“Nicaragua ha evitado los enfrentamientos marítimos con Colombia” dijo el embajador Arguello y añadió que nuestro país permite a pescadores colombianos de San Andrés pescar en aguas nicaragüenses, lo que no aplaca la actitud “negativa” de Bogotá.

Además, según Argüello, Santos coincidió con su homólogo nicaragüense Daniel Ortega en la toma de posesión del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, y le dijo entonces que “no respetaría ese fallo” de la CIJ.

La delegación nicaragüense también citó al respecto una declaración de la canciller colombiana, María Angela Holguín: “El fallo está lleno de exabruptos”.

Debido a estas “violaciones y amenazas” Nicaragua decidió en noviembre de 2013 acudir de nuevo a la CIJ para que ésta hiciera respetar el fallo que emitió un año antes.

“Nicaragua es un país pequeño” y su seguridad e integridad “dependen del derecho internacional”, destacó el embajador Arguello.

El representante nicaragüense, recordó al tribunal que Colombia ha denunciado el Pacto de Bogotá, que declara la jurisdicción de la CIJ en el caso, y con ello ha rechazado que ese tribunal sea competente para resolver el litigio.

“Colombia no solo no acepta el carácter obligatorio” del dictamen que la CIJ emitió en 2012, sino que está adoptando acciones que son “una violación” de lo acordado, indicó Argüello.

Explicó además que llevar de nuevo la disputa a la Corte no resulta “agradable”, pero que Nicaragua no ve otra salida, dada la posición colombiana, defendida públicamente por el presidente de ese país, Juan Manuel Santos.

… TRATADO QUE ADMITA EL FALLO…

El Embajador Carlos Arguello, representante de Nicaragua en La Haya.
El Embajador Carlos Arguello, representante de Nicaragua en La Haya.

El Embajador Carlos Argüello explicó que Nicaragua apoyaría la firma de un tratado que permitiera resolver la disputa.

Por su parte, el abogado español Antonio Remiro Brotóns, que también intervino en defensa de los argumentos de Nicaragua, explicó a la corte que la clave del litigio reside en la “interpretación del artículo 56 del “Pacto de Bogotá”.

Según esa disposición, el pacto puede ser denunciado mediante aviso anticipado de un año, transcurrido el cual cesará en sus efectos para el denunciante.

Mientras la interpretación que hace Colombia concluye que la Corte tiene competencia sobre el asunto, la de Nicaragua afirma lo contrario, indicó el letrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *