EL PAPA QUIERE UNA IGLESIA MÁS ABIERTA

El Papa Francisco dijo el lunes en una reunión clave de la comunidad católica sobre temas de familia que la iglesia no debería ser un rígido “museo de memorias”, aunque añadió que la institución tendrá la valentía de cambiar si esa es la voluntad de Dios.

Al inicio de la reunión de tres semanas, conocida como sínodo, el pontífice llamó a los obispos a deshacerse humildemente de las costumbres y prejuicios. No deberían “apuntar a otros para juzgarlos” o sentirse superiores a aquellos con ideas distintas.

En un pasaje que pareció dirigido a los tradicionalistas, Francisco dijo que los obispos también deberían tener cuidado ante el “endurecimiento de algunos corazones, lo que pese a las buenas intenciones, mantiene a las personas lejos de Dios”.

Pero, en un gesto de alusión a los conservadores, también pidió tener valentía para no dejarse “intimidar por las seducciones del mundo” y las modas pasajeras.

… LA FE NO ES UN MUSEO…

La fe “no es un museo para observar” sino que debería ser una fuente de inspiración, dijo, llamando al sínodo a tener “coraje para dar vida y no hacer que nuestra vida cristiana sea un museo de memorias”.

El encuentro, al que asisten unos 300 obispos, delegados, observadores y 18 parejas casadas, ha sido precedido por un intenso enfrentamiento entre conservadores y liberales sobre una serie de temas delicados.

Discutirá las maneras de defender a la familia tradicional y hacer que el matrimonio resulte más atractivo para los jóvenes mientras que buscará llegar a los católicos marginados como homosexuales, divorciados y parejas que conviven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *