CHINA ES UNA OPORTUNIDAD

El “número dos” del Fondo Monetario Internacional (FMI), el estadounidense David Lipton, rechazó hoy que la dependencia de Latinoamérica de la demanda de materias primas de China haya sido “una maldición”, aunque reconoció que la transición y el ajuste serán “dolorosos”.

“La dependencia de China no ha sido una maldición, ha sido un beneficio inesperado”, afirmó Lipton en una entrevista en exclusiva con Efe, en el Museo de la Nación de Lima, una de las sedes de la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial que tiene lugar esta semana.

Los últimos cálculos del Fondo prevén que Latinoamérica cierre 2015 con una recesión de 0,3 %, arrastrada por la ralentización de la locomotora asiática y la consecuente bajada de precios de las materias primas por la menor demanda de China.

“Los países van a tener que lidiar con precios más bajos (de materias primas), inevitablemente será un tiempo de transición, y las transiciones y ajustes son dolorosos, pero también hay oportunidades”, remarcó el “número dos” de Christine Lagarde.

Asimismo, matizó, que “aunque se desacelere, a un 6,8 % este año según nuestras previsiones, China contribuirá al crecimiento global en mayor medida de lo que lo hacía a principios de siglo porque su economía es mucho mayor”, y lo hará en pleno tránsito hacia un modelo económico más basado en la demanda doméstica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *