NO SE APACIGUAN LOS ÁNIMOS EN MINA EL LIMÓN

La población de Mina El Limón, en el departamento de León se convirtió esta semana en el epicentro de violentas jornadas de protesta, que dejan al descubierto inconformidad acumulada por varios conflictos laborales pasados, pero ninguna de las partes cede posiciones y amenazan con escalar el conflicto.

La empresa llama a respetar la ley y reitera que los sindicalistas están despedidos; la Policía Nacional detiene a los líderes de la protesta y los sindicalistas amenazan con un baño de sangre.

En León y Chinandega no es la primera vez que estallan enfrentamientos con la Policía Nacional por diversas causas. En Mayo pasado, la población protestó contra la minera canadiense B2Gold, con saldo de enfrentamientos y heridos porque la empresa suspendió el suministro de electricidad como lo establecía un convenio con los trabajadores, y la calma retornó después de diálogo entre las partes y los detenidos por la Policía fueron puestos en libertad.

Este conflicto tiene antecedentes. Cuando en el 2011, por lluvias intensas, se inundaron los túneles de la mina y el Secretario General del Sindicato, Humberto Rivas acusó a B2Gold de no cumplir con exigencias del Ministerio del Trabajo y se inició una larga batalla entre el sindicato y la empresa que fue escalando de conflicto en conflicto. A tal grado llegaron las disputas que la empresa recurrió al Ministerio del Trabajo para descabezar al sindicato y despedir legalmente a sus representantes, lo que el MITRAB autorizó basándose en violaciones al Código del Trabajo. La empresa ofreció una indemnización económica a los sindicalistas pero estos rechazaron el ofrecimiento y recurrieron a sus bases para hacerse sentir, desembocando esta semana en actos vandálicos.

Pese a los llamados a la calma por parte de las autoridades, COSEP y centrales obreras, se pasado a amenazas directas, que de acuerdo al Código Penal de Nicaragua podrían ser calificadas como “terroristas”.

Uno de los sindicalistas despedidos, Luis Martínez, amenazó con que si el Secretario General del Sindicato, Humberto Rivas no es puesto en libertad después de ser detenido por la Policía, “aquí no solamente se perderá una empresa, sino que aquí habrá pérdidas humanas, aquí habrá perdida de niños, de ancianos, y si no sueltan a los compañeros habrá caos en la Mina El Limón, vamos a paralizar el bombeo en la mina Subterránea”, dijo, lo cual provocaría que los túneles subterráneos se inunden de agua.

En el pasado reciente, diputados de la oposición se han reunido con los sindicatos de la Mina El Limón, con la dirigencia de los afectados por insuficiencia renal crónica en Chichigalpa, Chinandega; con los mineros de La Libertad en Chontales y los pobladores de Rancho Grande en Matagalpa, para manifestarles apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *