EL CANAL INTEROCEÁNICO ES VOLUNTAD POLÍTICA

El Frente Sandinista no está dispuesto a ceder el control de las calles a ningún grupo opositor que promueva revueltas populares y trate de crear una especie de primavera al estilo guatemalteco, ni dará marcha atrás con el proyecto del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua.

Es lo que se ha demostrado hoy, con la demostración de fuerza política por parte del gobierno al movilizar a sus simpatizantes en las principales rotondas y arterias de la capital diciéndole sí al proyecto canalero, el trabajo y la paz.

“Nosotros estamos como pueblo en un momento distinto, un momento de diálogo, un momento para las alianzas, un momento para el consenso, un momento de construcción, un momento para procurar el derecho del pueblo al bienestar, a la recreación, al trabajo y la paz, a celebrar la alegría de vivir en paz”, proclamó al mediodía de hoy la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

Movimientos sociales, ambientalistas y partidos políticos de oposición convocaron a una marcha en Managua para exigir la derogación de la ley de concesión del Canal, trayendo gente de fuerza del centro del país a quienes han dicho que serán confiscados y que defiendan sus tierras.

La oposición no tiene fuerza ni votos en la Asamblea Nacional para derogar esa ley y no todos los partidos se han declarado opuestos al proyecto.

Muchos de los campesinos que fueron traídos a Managua a bordo de camiones, portaban sendos machetes. El gobierno ha insistido en que cualquier afectado será compensando y que desea que todos sean beneficiados.

Las posiciones de los oponentes al proyecto han ido cambiando con el tiempo. Primero alegaban que el empresario chino Wang Jing no existía, que era un fantasma, luego que no era cierto que se realizaría ningún estudio de impacto ambiental por ninguna compañía extranjera y que el proyecto era mentira y un cuento chino; ahora los argumentos son que el proyecto debe impedirse a toda costa.

Murillo insistió en que Nicaragua es un pueblo que quiere paz, vivir tranquilo y avanzar en el derecho al trabajo.

“Sigamos construyendo el porvenir, sigamos fortaleciendo el orgullo de nuestro país, el orgullo de vivir en fe, familia y comunidad, el orgullo de nuestro modo de vida, el orgullo de ser la gran familia nicaragüense, el orgullo de seguir fortaleciendo el trabajo y la paz en unidad, unida Nicaragua triunfa”, resaltó.