LA POSICIÓN POR RANCHO GRANDE

Ante la decisión del Gobierno de Nicaragua por medio del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARENA), de considerar inviable el proyecto minero que desarrollaría la empresa Minerales Nueva Esperanza S.A. en esa localidad, Ríos y la Cámara Minera de Nicaragua (Caminic) reconoció la decisión anunciada.

“Nuestro socio cumplió los trámites y procesos establecidos por la legislación nacional y estaba a la espera de la notificación oficial con respecto a su posible operación en Rancho Grande por parte del Marena, que por ley otorga el aval para operar. Caminic reconoce las competencias administrativas y valoraciones técnicas de esta institución”, asegur.

Para Ríos, “como impulsores de la economía y el desarrollo, expresamos nuestro interés de continuar con la implementación de una minería responsable con el medio ambiente, inclusiva, con beneficios para todos y que contribuya al bienestar de las comunidades donde operamos y el de Nicaragua”.

“No esperamos tener un cheque en blanco de las autoridades del país, nunca lo hemos pedido y nunca nos lo han otorgado. Hemos seguido siempre los lineamientos. Es por eso que hemos dicho que reconocemos esta decisión y esperamos poder seguir contribuyendo al crecimiento del país y a la generación de empleos en las áreas que las autoridades lo determinen”, resaltó.

… EL CONFLICTO EN MINA EL LIMÓN…

Sobre el conflicto en la Mina El Limón, el titular de CAMINIC sostuvo que ellos han abogado por una solución dialogada, mediante la búsqueda del consenso, que respete los canales de comunicación legítimos y establecidos”.

“Para la Cámara, la violencia no es un medio para obtener un fin. Como cámara nunca vamos a estar de acuerdo que se violen los derechos de nuestros trabajadores, y estamos dispuestos a defenderlos pero tampoco estaremos de acuerdo con actitudes violentas, que coarten y amenacen los derechos de los demás”, expresó.

Agregó que “debemos pensar en que las principales consecuencias las sufren las comunidades porque toda actividad productiva, económica y comercial se paraliza. También hay que remarcar la incertidumbre e inseguridad que provocan esta clase de sucesos a los habitantes cercanos a las operaciones y población en general”.

“Creemos en el respeto al derecho al trabajo, el derecho la huelga pacífica, sin coartar la libre circulación, ni impedir el derecho a trabajar a quienes así lo quieren. Nadie está por encima de la ley”, alegó Rios.