OBISPOS DE LA REGIÓN PIDEN ABRIR FRONTERAS

El Secretariado Episcopal de América Central pidió a los cancilleres del Istmo crear un corredor humanitario que permita seguir su tránsito hacia Estados Unidos a los más de 3.000 migrantes cubanos, que se encuentran varados en Costa Rica desde hace nueve días.

En una nota firmada por los presidentes de las conferencias episcopales de Panamá, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y Costa Rica, los obispos instan a resolver la crisis abriendo las fronteras y asegurando la seguridad de los isleños.

“Deseamos instarles a ustedes, excelentísimos señores cancilleres, a propiciar el compromiso de sus gobiernos para encontrar una inmediata solución a la crisis mencionada, mediante la creación de corredor humanitario que permita el libre tránsito por sus países de las personas migrantes de nacionalidad cubana que pretenden llegar a Estados Unidos, con el fin de acogerse a los beneficios migratorios de la Ley de Ajuste Cubano, así como de otras medidas que garanticen la seguridad de estas personas”, dicen los religiosos.

… EN 71 PALABRAS…

“De esta manera, se evitará en todos los países de la ruta migratoria el estacionamiento indefinido y condición de albergados. Y a la vez se contribuirá a protegerlos de las mafias que trafican con ellos y que se aprovechan de su vulnerabilidad cuando transitan por nuestras tierras como migrantes en situación irregular. Les encomendamos a nuestras oraciones para que el señor les dé sabiduría y encuentren la mejor de las soluciones”. José Domingo Ulloa y Pablo Varela Server, arzobispo y obispo auxiliar de Panamá, respectivamente; Leopoldo José Cardenal Brenes, cardenal de Nicaragua; Ángel Garachana Pérez, vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Honduras; Óscar Fernández Guillén, presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica; José Luis Escobar, presidente de la Conferencia Episcopal de El Salvador, y Rodolfo Valenzuela Núñez, presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala.