DESDE OTRA ÓPTICA

El director jurídico de la Cancillería de la República, César Vega, dijo a medios oficiales que en el fallo de la Corte Internacional de Justicia resaltan aspectos positivos para Nicaragua.

A juicio de Vega, a pesar que la Corte reafirmó la soberanía de Costa Rica sobre Isla Portillos, una isla de 2.5 kilómetros de suampos, también dejó muy en claro que Nicaragua es dueña y mantiene la soberanía de la Laguna Harbor Head, la barra de arena frente al mar y la desembocadura del Río San Juan.

El jurista explicó que estas consideraciones permitirán que en el juicio sobre delimitación marítima en el mar Caribe, que falta por resolver, podrían presentar una proyección positiva para Nicaragua ante las pretensiones de Costa Rica en su delimitación en el Caribe.

… SE RESPETARA FALLO…

La Corte también reconoció que Nicaragua era un estado cumplidor del derecho internacional, que respeta las leyes internacionales y que busca tratar de vivir en paz con sus vecinos, señaló Vega.

El experto en derecho internacional también indicó que otro aspecto positivo es que en la sentencia se reafirma el derecho que tiene Nicaragua para dragar el Río San Juan, y se deja claro que Costa Rica violentó por el no haber hecho los estudios de impacto ambiental necesarios para establecer la carretera en la margen sur del Río San Juan.

… ASÍ SE DIJO…

“La realidad en el fondo es que hay que ver qué le hace la sentencia al ángulo de salida de la frontera hacia el mar Caribe que es lo que va a influir en la delimitación marítima que se está considerando como parte de la demanda de Costa Rica contra Nicaragua que todavía está pendiente de decidir. Si la CIJ adopta un caño, cualquier caño, el ángulo de salida vía Punta Castilla que en un documento que se negoció en mis tiempos, el Instituto Geográfico de la Universidad de Costa Rica será favorable para Nicaragua, si la CIJ acepta la punta castilla del Mapa, el ángulo de salida es agudo y hacia arriba, lo que favorecerá a Costa Rica. Esa es la mayor importancia del juicio; la delimitación marítima”. Norman Caldera, ex canciller de Nicaragua.