SIGUEN PROTESTAS CONTRA EL CANAL

nicaragua-protestas-anticanalLos campesinos y productores que se sienten afectados por el proyecto del Canal Interoceánico ya han realizado al menos 60 marchas para reclamar a las autoridades que los precios en los que están calculando el valor de sus viviendas y terrenos está muy por debajo de lo establecido en el mercado local… Ni el Gobierno, ni HKND han iniciado la negociación, aunque se había prometido que después de aprobarse el estudio de impacto ambiental esa negociación comenzaría y que ya se estaba definiendo los lugares en donde serían trasladadas las familias campesinas que quisieran reubicación en vez de compensación económica… La más reciente manifestación se realizó el pasado jueves 28 de enero, en la población de El Tulé, donde las decenas de protestantes piden la derogación de la Ley 840, relacionada con el desarrollo de infraestructura, transporte nicaragüense atinente al Canal, zonas de libre comercio e infraestructuras asociadas.

… PROTESTAS LLAMAN LA ATENCIÓN…

Medios internacionales reportaron que los manifestantes marcharon un kilómetro, desde la comunidad de Las Argentinas, y que en la protestas además de los afectados, participaron también los representantes del Consejo Nacional en Defensa del Lago y la Soberanía… La mayoría de las protestas contra la construcción del Canal de Nicaragua se han centrado precisamente en la zona de El Tulé, un área productora de Nicaragua. Los campesinos reclaman a las autoridades que desde que se aprobó la construcción del Canal, se han descuidado las obras para mejorar los caminos utilizados por ellos para sacar de la región todo lo que se produce, por lo tanto, exigen que les presten atención… Según las estimaciones del proyecto de construcción, la nueva vía acuática tendrá una extensión de 276 kilómetros de largo, entre las costas del Atlántico y el Pacífico de Nicaragua, y en sus puntos más anchos tendrán una distancia de 520 metros, por 30 metros de profundidad… Entre las críticas que los ecologistas han hecho al plan de la construcción está los daños que podría sufrir el Lago de Nicaragua, que es considerado la reserva de agua dulce más grande de Centroamérica.