LA IGLESIA CATÓLICA EN LA PRUEBA DE FUEGO

mujer-orando“El catolicismo está perdiendo en América Latina la posición ganada en la época colonial”, sostiene en su nuevo artículo para el portal Slon el periodista Maxim Baboshkin… Aunque alrededor del 40% de los católicos del mundo viven en América Latina, su número ha venido reduciéndose durante las cinco últimas décadas. Así, según Baboshkin, si en 1970 nueve de cada diez latinoamericanos decían ser católicos, hace dos años solo el 69% de la población de la región se consideraban como tal… En opinión del analista, en este contexto es muy significativa la actual visita oficial del papa Francisco a México, país que, en comparación con el “fondo general latinoamericano”, sigue siendo un bastión del catolicismo, con más de un 80% de adultos que dicen profesar esa religión… Sin embargo, prosigue el periodista, las noticias de que el número de seguidores mexicanos de Iglesias protestantes aumenta constantemente, lo que coincide con la tendencia regional, preocupan al Vaticano, cuyo líder visita la república por segunda vez en los últimos cuatro años.

… ¿ADÓNDE ‘SE VAN’ LOS QUE ABANDONAN EL CATOLICISMO?…

Según Baboshkin, muchos latinoamericanos, sobre todo en el Cono Sur, abandonan la fe por completo y eligen el ateísmo. Sin embargo, la mayoría de los antiguos católicos continúan “buscando la verdad” en los templos de otras religiones.. Por regla general, estas personas acuden a las Iglesias protestantes, que están siendo “importadas activamente desde EE.UU. a partir de mediados del siglo XX”, señala el periodista, explicando que esta importación se sustenta no solo en una actividad misionera “directa y bastante agresiva”, sino también en los flujos de inmigrantes que regresan o son deportados de EE.UU. con una nueva religión como recuerdo… Esta tendencia se observa más en países de América Central como Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador, donde el número de protestantes se aproxima o ya ha superado la marca del 40% de la población, sostiene Baboshkin, para agregar que más del 50% de los protestantes latinoamericanos fueron educados como católicos.