TU QUOQUE, BRUTE, FILI MI (TÚ TAMBIÉN, BRUTO, HIJO MÍO)

Azote-4-1El semanario satírico El Azote del diario La Prensa se lanzó lanza en ristre el domingo contra el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), lo que sorprendió a moros y cristianos, ya que La Prensa ha coincidido en el pasado con las posiciones políticas del movimiento disidente del FSLN… En una caricatura, comparan al MRS como al político y militar romano Marco Junio Bruto, uno de los líderes que conspiraron y ejecutaron el asesinato del Emperador Cayo Julio Cesar en Marzo del 44 antes de Cristo… En la sátira de Manuel Guillén se presenta al Presidente del PLI, Eduardo Montealegre como el emperador romano al que su jefe de bancada, Wilmer Lopez le dice que tenga cuidado como el Brutus del MRS, que aparece con una espada pidiendo cuotas de candidatos a diputados para las elecciones del 2016… La dirigencia del MRS ha guardado silencio sepulcral ante esta arremetida.

… REPROCHAN AL PLI POR TRATAMIENTO A ALIADOS…

Entre los simpatizantes del Movimiento Renovador Sandinista y otros organismos afines, como el Movimiento Autónomo de Mujeres hay molestia por el tratamiento que están recibiendo del PLI… Azahalea Solis, Presidenta del MAM expresó su inconformidad con varios comentarios que colgó en su cuenta de Twitter: “¿Táctica PLI: destruir a su aliado para ser los “reyes” de la colina? El PLI pareciera que quiere imponer su método de escogencia partidaria (en las candidaturas a diputados), particular y específico, a una alianza, que es más que un partido. El PLI a sus aliados, ni siquiera como adversario los trata. Pareciera que los ve como enemigos que quisiera destruir. El PLI, ¿son aliados del MRS o enemigos?”, pregunta la dirigente.

… EN BROMA Y EN SERIO…

“Sin embargo hizo muy bien la oposición parlamentaria al proponer candidatos alternativos para ocupar las vacantes en el CSE y participar en la sesión de nombramiento. Con su propuesta la oposición democrática demostró que en Nicaragua hay personas capaces de ejercer esos cargos con independencia de criterio, responsabilidad y honestidad. A pesar de los cuestionamientos de la periferia radical de la oposición, para la cual toda participación es colaboracionista y lo mejor es no hacer nada ante el poder avasallador del orteguismo, la lucha cívica no se debe abandonar mientras quede un espacio institucional en el que pueda ser planteada. Rehusar la pelea política por la democracia en los espacios mínimos que ha dejado la dictadura, sería hacerle el juego a la pretensión de Daniel Ortega de imponer un Estado monolítico y totalitario, en el cual ya no se pueda escuchar ni una sola voz disidente”. Editorial La Prensa.