EL SALVADOR SE DESANGRA, CRECE VIOLENCIA

violencia_el_salvadorLos presidentes de los tres poderes del Estado salvadoreño analizan implementar un estado de sitio en algunos municipios del país, como medida para reducir los índices de homicidios de 2016, que ya duplican los registrados en el mismo período del año pasado… Entre el 1 de enero y el pasado domingo, se han registrado 1,537 asesinatos, el 113.5 por ciento más que en el mismo período de 2015… El mandatario salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, convocó a los presidentes del Congreso, Lorena Peña, de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Óscar Pineda, y al fiscal general, Douglas Meléndez, para evaluar una serie de “medidas extraordinarias”… El portavoz del Gobierno, Eugenio Chicas, dijo que evalúan “los alcances y la modalidad que pudieran tener medidas excepcionales como la suspensión de garantías (constitucionales) o la declaración de emergencia nacional”… Un estado de sitio afectaría a “lugares, municipios, barrios y comunidades, identificados como de alta incidencia delincuencial, por las autoridades de Justicia y Seguridad Pública”, según publica el diario La Prensa Gráfica de San Salvador… Añade que existen diez municipios que son los candidatos a formar parte de tales medidas… La presidenta del Congreso dijo que el estado de sitio “está justificado” y que este puede generar las “condiciones” para el desarrollo de los planes de seguridad… Peña apuntó que decretar “el régimen de excepción no resuelve nada”, pero permitirá realizar capturas, allanamiento e intervención de las comunicaciones “sin orden judicial”… Advirtió que la medida conlleva la suspensión de garantías constitucionales, como el de libre reunión y movilización… La Constitución salvadoreña establece que “en casos de guerra, invasión del territorio, rebelión, sedición, catástrofe, epidemia u otra calamidad general, o de graves perturbaciones del orden público, podrán suspenderse las garantías”, y que “tal suspensión podrá afectar la totalidad o parte del territorio de la República”… El ombudsman salvadoreño, David Morales, advirtió de que la implementación del estado de sitio no es una “licencia” para los cuerpos de Seguridad para violar derechos humanos.

… VIOLENCIA Y CRIMINALIDAD IMPARABLE… La muerte violenta en El Salvador sorprende a los ciudadanos hasta por balas perdidas que entran por las ventanas de los coches… Con cifras de muertos similares a las de la guerra de Siria, los salvadoreños se desesperan: “Las maras extorsionan hasta las mujeres pobres que fabrican tortillas de maíz”… El Salvador está experimentando uno de los momentos más dolorosos de su ya de por sí violenta Historia. Se calcula que el conflicto armado de los años 80 se saldó con 80.000 muertos… La cifra de fallecidos en los últimos meses a causa de la violencia se acerca a la registrada en los peores años de su guerra interna. El pasado 2015 se cerró con 6.657 homicidios.… Por los datos que arrojan enero y febrero, el problema se agrava a velocidades inimaginables. Los muertos sólo en esos dos meses se han duplicado. Las cifras están al nivel de países en guerra declarada, como Siria.

… UN ENEMIGO DIFÍCIL DE COMBATIR…

Pero las ‘maras’, las tristemente célebres pandillas que desangran día a día entre ellas y a todo el país, no son un ejército regular. Ni siquiera un ejército guerrillero. Están incrustados en una sociedad de población tan joven como desesperanzada. No extraña que quien pueda se marche a Estados Unidos, donde más de dos millones de salvadoreños se han establecido en las últimas décadas. Se puede decir que no hay salvadoreño sin un familiar o un pariente en América del Norte… Periodistas que viven en El Salvador confirman a lainformacion.com que la situación ha llegado a un punto insostenible. Según los conocedores de las maras consultados por lainformacion.com, estos grupos han experimentado en los últimos años una fuerte atomización de los liderazgos, a causa del encarcelamiento de los principales dirigentes. Esta falta de coordinación entre los grupos ha estimulado las iniciativas individuales de cada uno de ellos, con el consiguiente aumento de atentados y de muertos.