NUEVO GOBIERNO BRASILEÑO BUSCA LEGALIDAD

Michel Temer, presidente interino de Brasil.
Michel Temer, presidente interino de Brasil.

Michel Temer, presidente interino de Brasil tras la suspensión temporal de Dilma Rousseff, no se ha encontrado una bienvenida cálida en el continente americano. Solo Argentina, su principal socio en la región, ha expresado “respeto” hacia el sustituto de la mandataria del Partido de los Trabajadores (PT), pero ni siquiera se ha tratado de un apoyo en toda regla, sino de un mero reconocimiento, dice un análisis del diario español El País… Pero desde el punto de vista de la diplomacia, la reacción más importante hasta ahora es el silencio de Estados Unidos, Colombia, Chile y Uruguay. Tampoco se ha pronunciado sobre la suspensión de Rousseff el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. El excanciller uruguayo apoyó inequívocamente a Rouseff en las últimas semanas, e incluso viajó a Brasilia para mostrarle su respaldo.

… OBAMA, OBSERVADOR EN LA DISTANCIA…

El Gobierno de Barack Obama ha optado por el distanciamiento de Temer. Bajo la premisa de que se trata de un asunto interno, argumento que utiliza cuando no quiere posicionarse, Washington se limitó la semana pasada a reiterar su “confianza” en la “capacidad de la democracia brasileña” para superar estos tiempos “turbulentos”. Eso sí, ni la Casa Blanca ni el Departamento de Estado han realizado aún una llamada para hablar con el Gobierno interino… Obama “sigue confiando en la capacidad de las instituciones democráticas brasileñas para resistir las turbulencias políticas”, dijo su portavoz, Josh Earnest. La misma vaguedad destiló su colega del Departamento de Estado, John Kirby, cuyo jefe, John Kerry, tampoco se ha puesto todavía en contacto con el nuevo gabinete en Brasilia… Según Kirby, EE UU está “observando y siguiendo lo más de cerca posible” este periodo de “desafíos significativos” que atraviesa el gigante sudamericano.