LIBERALES PERDIERON MAYORIA POR PLEITO DE LIDERAZGO

montealegre-aleman


Entre 1990 y el 2006 los liberales construyeron una fuerza política que les permitió tener el poder, aunque no eran un partido hegemónico, pero lo hicieron gracias a los votos de los independientes, que hasta el 2006 manifestaban temor del retorno al gobierno del FSLN… “Si se revisan las tendencias de simpatía política partidaria de la época, claramente se observa que los liberales se mantenían entre 15 y 25%; el FSLN entre 30 y 35% y los independientes entre 40 y 55%. Cuando se aproximaban las elecciones la proporción de independientes se movía hacia los liberales”, dijo a INFORME PASTRAN el Gerente de la encuestadora nacional M&R, Raúl Obregón… “El FSLN ganó las elecciones con 37%, número que representa su máxima simpatía partidaria de la época. Una vez en el gobierno ponen en práctica la estrategia que tiene como eje central la paz, todo lo que la oposición al FSLN profetizaba en el sentido que si ganaba el FSLN volvería la guerra, el servicio militar, la escasez, la inflación, etc., fue cayendo por su propio peso, y los independientes empezaron a perderle el miedo a dicho partido”, resaltó.

… PROGRAMAS SOCIALES LE HAN DADO PREEMINENCIA AL FSLN…

Obregón estima que “aunado a esto, los programas sociales puestos en práctica que han beneficiado, según nuestros números al 45% de la población, han logrado cooptar apoyos en independientes que a su vez le han retirado dicho apoyo a los liberales”… “En mi opinión, el asunto no es que vamos hacia una sistema de partido único por decreto, el tema es que la población en su mayoría que lo que quiere es un gobierno que esté atento y escuche los problemas que le aquejan a ellos, que tenga disposición y capacidad de contribuir a resolver”, manifestó… El analista es del criterio que “la población quiere que le hablen de sus problemas y no que les impongan agendas desde los partidos políticos y otras organizaciones”… “Creo que el problema en Nicaragua es que los partidos políticos de oposición al FSLN han perdido la capacidad de gestionar de sus organizaciones, que no tienen ninguna propuesta atractiva ni creíble para la población, y que han y que han perdido la confianza del electorado, por lo tanto, si siguen así, podríamos estar ante una especie en extinción”, resaltó Obregón.