CERTIFICACIÓN FITCH, EN ENTORNO ESTABLE

Fitch-Ratings-edificio2


“Mantener la calificación de B+ concedida por Fitch Ratings a la deuda soberana de Nicaragua comprueba que los bonos soberanos emitidos por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público continúan siendo “altamente especulativos”, es decir, aunque se cumpla con el pago de intereses y amortizaciones con los acreedores externos del sector público, el riesgo crediticio es significativo y mantiene un limitado margen de seguridad en un entorno económico estable”, dijo a INFORME PASTRAN el economista y Presidente de COPADES, Néstor Avendaño… Con base en datos de COPADES para 2016-2017, “coincido con varios factores económicos señalado por Fitch que ayudan a explicar esa calificación: un nuevo estadio de crecimiento económico anual de 5.2% a y 5.6%; una tasa de inflación de 5.7% y 7.3%; el mantenimiento de una tasa de devaluación nominal constante de 5% en dicho bienio; un déficit del sector público consolidado de 2.2% del PIB en ambos años; y un déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos de 8.7% y 10.8% del PIB  financiado principalmente por la inversión extranjera directa equivalente a 10% y 9% del PIB y que facilita, con la cooperación oficial al sector público, el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica del país”, aseguró… Sin embargo, Avendaño anotó que “el PIB por habitante de Nicaragua es igual a 20% del PIB per cápita mundial, por lo cual recomendamos a las autoridades nacionales no contratar deuda soberana, sino continuar contratando préstamos concesionales y semiconcesionales y, si hubiese necesidad de enfrentar algún problema de iliquidez en el sistema financiero nacional, incluyendo al BCN, recurrir a la línea de crédito de US$200 millones del BCIE que no ha sido utilizada en los últimos seis años”… “El riesgo político se ha elevado moderadamente por el ruido imperante desde junio recién pasado, que dicho sea de paso no alteró ni alterará el orden macroeconómico de Nicaragua, ni tampoco exacerbó el conflicto social y las tensiones religiosas; y no se agudizaron los conflictos internacionales con Colombia y Costa Rica, aunque éste último protestó por la modernización del equipamiento militar del ejército nicaragüense”, estimó Avendaño.

… OTROS ACTIVOS…

“No obstante se alteró la estabilidad de las reglas regulatorias y no se mejoró el grado de aprobación ciudadana al Poder Judicial y a la Policía Nacional; se mantiene una seguridad física aceptable y, consecuentemente, un buen orden social; la pobreza ha disminuido y existe estabilidad gubernamental. Por todo esto, el índice de riesgo-país de Nicaragua, aunque se puede disminuir aún más, continúa siendo atractivo para los inversionistas nicaragüenses y extranjeros”, comentó el economista Néstor Avendaño.