DERECHA E IZQUIERDA EXIGEN POSICIONES POLÍTICAS A OBISPOS

La Conferencia Episcopal de Nicaragua.
La Conferencia Episcopal de Nicaragua.

Desde hace ocho días cuando los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua emitieron un comunicado sobre las elecciones de noviembre, dejando que los nicaragüenses de acuerdo a su conciencia decidan si votan o no, se ha desatado una serie de críticas de los sectores más radicales de la derecha política que exigen a los religiosos asuman el papel que le corresponde a ellos, y en la izquierda cuestionamientos por lo que estiman un mensaje muy blando… El blanco de los ataques es el Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo Brenes de quien quisieran posiciones confrontativas hacia el Poder Ejecutivo… La izquierdista disidente del FSLN, Mónica Baltodano que lidera el Movimiento de Rescate al Sandinismo, sostiene que la posición de los obispos, que esta vez no emitieron una Carta Pastoral sino un comunicado sobre los comicios, “se aleja del rol profético de la Iglesia” y responsabiliza de ello al Cardenal Brenes, por considerar que “lo vemos muy cercano al poder, jugando con la lógica del poder, ya no lo vemos como alguien ecuánime”.

… DEL OTRO LADO NO SE QUEDAN ATRÁS…

Pero del lado extremo de la derecha política del país no se quedan atrás. Basta ver las caricaturas de Manuel Guillen en el semanario satírico El Azote que publica el diario La Prensa o los comentarios del ex Ministro de Educación en los gobiernos de Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, Humberto Belli, que quisieran los religiosos asuman el papel que corresponde a los partidos políticos del país, faltos de liderazgo… Fueron esos políticos los que también llegaban a la Curia a pedirle favores, consejos y bendiciones al Obispo Emérito, Cardenal Miguel Obando y Bravo al que pedían como mediador, garante o testigo de honor en cuantas crisis políticas existieron en el pasado reciente… El ex Director de El Nuevo Diario, León Núñez es uno de los feroces detractores del Cardenal Brenes en las redes sociales… Para el presentador de televisión, Jaime Arellano, el Purpurado “ha jugado gallo, gallina” y dice sentirse decepcionado porque los religiosos no fueron más duros.