LA OEA, FACILITADORA Y ACTORA

oea-asamblea-reunida


Para el ex canciller liberal Francisco Aguirre Sacasa, es positivo el diálogo entre el gobierno y la OEA, en donde éste organismo no solo será facilitador, sino también actor activo… “Este acercamiento es, de hecho, consistente con el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, que yo firmé en nombre de Nicaragua, y que faculta a la OEA ofrecer sus buenos oficios para buscarle una solución diplomática a situaciones en sus estados miembros donde peligra el orden democrático”, comentó… Fue claro en afirmar que independientemente de lo que conversen la OEA y el gobierno, pecan “de ingenios aquellos que pretendían que los comicios de noviembre se suspendieran o cancelaran a tres semanas de su celebración”… Estimó que en efecto estamos frente a un juego de ajedrez político, con tácticas y estrategias, estarían buscando frenar la ley Nica Act y en que la administración Obama estaría también buscando una salida… “Difícilmente se iba a encontrar respaldo en Washington para enfrentar un nuevo problema en el hemisferio en los tres últimos meses de la Administración Obama. Sencillamente hacía más sentido dejárselo al o la próxima presidente y al nuevo Congreso. O sea que en el corto plazo a todos los actores les convenía la salida acordada”, expresó.

… ASÍ SE DIJO…

“Para mí la OEA más que actor es un facilitador. Un facilitador importante. Pero sabiendo cómo se mueven las cosas en ese organismo, hubiera sido imposible que Almagro hubiese aceptado este papel de facilitador sin tener la venia de sus estados miembros y, sobre todos, aquellos de mayor peso. Y obviamente lo obtuvo del más importante de ellos, Estados Unidos. Desde que la OEA y Nicaragua anunciaron su acercamiento, inmediatamente el Gobierno estadounidense, a través del vocero del Departamento de Estado, el Almirante Kirby, lo apoyó. Tenemos que estar claro de esto. Lo que sí creo es que cuenta con el visto bueno de Estados Unidos, con su bendición. Así como también creo que, dependiendo de quién ocupará la Casa Blanca después del 20 de enero, podría haber más apetito en el poder ejecutivo estadounidense para darle igual énfasis a los tres elementos de su política hacia Latinoamérica: prosperidad, seguridad y democracia. Refiriéndome de nuevo a lo que dijo el Almirante Kirby la semana pasada, el Departamento de Estado urgió al Gobierno nicaragüense restablecer elecciones limpias, justas y transparentes. Esto, también, lo tenemos que tener claro”. Francisco Aguirre Sacasa, ex canciller liberal.