ELECCIONES INÉDITAS POR LA PAZ

votacion-elecciones-presidenciales-nicaragua-2016


Las elecciones generales en Nicaragua transcurrieron en el resto de la tarde en tranquilidad, con una buena afluencia de votantes y el llamamiento de la Iglesia Católica a no participar en el boicot al que llamaron los sectores más duros de la oposición.

Un total de 3.8 millones de votantes estaban llamados a sufragar hoy. Llamó la atención que muchos adultos mayores o de la tercera edad, en sillas de ruedas, andariveles y hasta en muletas, llegaron a ejercer el sufragio en centros de votación.

El Presidente Daniel Ortega y la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, llegaron al centro de votación que les correspondió a las 5:40 de esta tarde como ha sido histórico, siempre vota tarde. Decenas de jóvenes de la Juventud Sandinista los acompañaron. Entregaron uno por uno su cédula de identidad y ejerció el sufragio, luego le fue entintado el dedo pulgar. A solicitud de los camarógrafos levantaron el pulgar en señal de haber votado. Posteriormente dirigió unas palabras.

Aseguró que faltaban pocos minutos para el cierre de las urnas electorales y que de acuerdo a la Ley Electoral si hay votantes aun haciendo fila en alguna JRV debe respetarse y permitírsele que deposite su voto. Manifestó que hoy hubo mucha alegría de que los nicaragüenses ratifiquen hoy su compromiso con la paz, paz que tanto le ha costado a nuestro pueblo conquistar. Aseguró que mucha sangre ha corrido, mucho dolor para conquistar esta paz.

Recordó que en 1928, Nicaragua estaba intervenida por tropas marines de Estados Unidos y que el General Sandino defendía la soberanía nacional. “Qué vergüenza entonces. Se organizaban y realizaban elecciones donde los que presidian el CSE eran los altos comandantes del ejército norteamericano, eran los oficiales del ejército norteamericano los que contaban los votos, que vergüenza, que dolor, como sangraba la patria, nuestro pueblo, ahora la historia es diferente, porque el pueblo así lo decidió. Ahora somos los nicaragüenses los que nos constituimos en organizadores uno de los organismos electorales nicaragüenses todos magistrados del CSE, no hay un solo general yanqui. Igual los que cuentan los votos, los que tendrán que contar los votos después que se corren las juntas, ya no serán los oficiales de las tropas yanquis interventoras mancillando nuestra patria, sino que eran nicaragüenses y los fiscales representantes de los partidos que han participado en estas elecciones apostando por la paz, todos nicaragüenses”, expresó.

Saludó a los periodistas nacionales y extranjeros que se encuentran dando cobertura a los comicios y a los acompañantes e invitados electorales y ex presidentes de varios países, “que han sido invitados para acompañar no para suplantar la autoridad electoral nacional”.

Se refirió a la misión técnica enviada por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, dijo, que “han andado en visitas con motivo de estas elecciones una replantación de la OEA, todos ellos para acompañar, ver cómo se desarrollan estas elecciones pero ninguno de ellos ha venido ni siquiera con la intención de suplantar a las autoridades electorales nacionales, de venir a contar los votos, las autoridades electorales en Nicaragua son nicaragüenses, los que votan, los que votamos somos nicaragüenses, los fiscales son nicaragüenses, y los que contamos los votos somos nicaragüenses, esa es una democracia digna, soberana, tal y como la defendió el General Sandino”.

Destacó que por primera vez en la historia de Nicaragua en estas elecciones se elige por ley a candidatas mujeres y candidatos varones en un 50% de las listas para cada género, no como antes que las mujeres eran pocas en las listas electorales. “Eso manda la dignidad de la mujer nicaragüense, la patria, el pueblo nicaragüense”, manifestó.

Aseguró que otro hecho inédito en la historia electoral de nuestra patria es que por primera vez en el proceso electoral se incorpora una nueva cultura política.

“Aquí los procesos electorales han sido de bochinches, confrontación, odio, por eso se parte el pueblo y la patria y hasta de muerte, este proceso electoral ha sido un proceso totalmente inédito, y que le agrega un gran valor a la cultura electoral del pueblo nicaragüense y es que estamos aprendiendo y hemos dado ya el primer paso a llevar estos procesos electorales con mensajes que llenen de esperanza a nuestro pueblo, compromisos que llenen de esperanza al pueblo en lo económico, social, político, no con mensajes de odio y de muerte, que eran los que han tronado a lo largo de toda la historia de Nicaragua desde las primeras elecciones en las que solo podían votar los ricos, los que tenían capital, los demás no podían votar y cuatro ricos elegían a un presidente, esa es la democracia para algunos. En medio de reyertas y odios porque manipulaban a los pobres, a los campesinos, al pueblo lo confrontaban para llevarlos a la guerra y cambiar gobiernos a punta de balazos”, indicó.

Dijo que hoy “estamos culminando con las votaciones este proceso electoral realmente de un valor infinito porque se desarrolló sin odio, sin confrontación”. “Sin muertes, y claro eso llama la atención a algunos que dicen como que no hay elecciones porque no nos estamos insultando, porque no estamos lanzando mensajes de odio, porque no estamos tocando tambores de muerte. Gracias a Dios se logró ese milagro. Le han dado los nicaragüenses su voto a la paz, para la estadidad, la seguridad de las familias nicaragüenses”, concluyó.