OPOSICIÓN SE QUEDÓ SIN LÍDER EN EL 2016

El ex diputado y ex presidente del PLI, Eduardo Montealegre.

Depende con el cristal con que se evalúe la situación política nacional, hay buenos tiempos para un sector en la política criolla… Buenos tiempos para el FSLN que seguirá en el poder por otros cinco años, siendo el partido político más predominante en la historia de Nicaragua en los últimos 37 años, y el Partido Liberal Constitucionalista que volvió a convertirse en la segunda fuerza nacional… Malos tiempos para los que perdieron el partido y la personería jurídica del PLI y dejaron de ser diputados seis meses antes de concluir la legislatura, pero sobre todo para la oposición en general que perdió a su líder, Eduardo Montealegre, al retirarse de la vida política activa… Semanas después de la resolución de la Corte Suprema de Justicia que resolvió una vieja Litis del PLI y dispuso entregar la representación legal del partido a Pedro Reyes Vallejos, Montealegre decidió retirarse de la política para concentrarse en su salud y los negocios, después de 19 años de haber sido funcionario público, candidato presidencial, candidato a alcalde de Managua y diputado, lo que generó una fractura en la Coalición Nacional por la Democracia, desencadenando nuevas atomizaciones entre los adversarios del sandinismo, estimulando otro bloque, el Frente Amplio Democrático-Movimiento Renovador Sandinista… Montealegre aseguraba que él no era caudillo, aunque sus seguidores lo veían como tal. Su retiro de la política sacudió a la oposición y la dejó huérfana en pleno año electoral… A lo largo de la historia republicana de Nicaragua hubo otros caudillos, el liberal José Santos Zelaya que ejerció el poder por 16 años entre 1893 y 1909; el caudillo conservador Emiliano Chamorro que influenció la vida política de Nicaragua por más de 50 años entre 1917 y 1966; el conservador Fernando Agüero, considerado el más grande líder opositor movilizador de multitudes entre 1960 y 1974 y más recientemente el liberal Arnoldo Alemán, que promete volver a la política activa recorriendo el país en el 2017 para preparar a las bases del PLC ante las elecciones municipales… Los críticos de Montealegre no creen en su retiro definitivo de la política al considerar que dirige tras bambalinas los hilos de Ciudadanos por la Democracia… Cuando se le consulta él se ríe y dice que prefiere ver crecer los cerdos que cría en su finca de Nandaime… Montealegre y Alemán se caracterizaron por una relación política distante, fría y a veces confrontativa en los últimos diez años, que hizo imposible la reunificación de los liberales por la falta de confianza… En junio de este año, semanas antes de que la CSJ tomara una decisión sobre el PLI, Montealegre rechazó una invitación de Alemán a dialogar asegurando que no se debe tropezar con la misma piedra dos veces… Pareciese que Ciudadanos por la Libertad se convertirá en partido político en 2017, ¿volverá Eduardo Montealegre a la política activa como líder opositor?.