DIÁLOGO CON LA OEA, GRAN EXPECTATIVA 2017


El gobierno de Nicaragua y el Secretario General de la OEA, Luis Almagro ya acordaron continuar un diálogo e intercambio permanente en el 2017, aunque hay expectativas alrededor del informe que en materia electoral el organismo interamericano deberá emitir en las primeras dos semanas de enero del nuevo año, solos o en conjunto con el Gobierno del Presidente Daniel Ortega… Entre la clase política criolla hay expectativas acerca de si habrá un diálogo nacional previo a las elecciones municipales y que produzcan reformas políticas… “El diálogo entre el gobierno y la OEA es muy importante para reformar el sistema electoral que está sin credibilidad y atrasado tecnológicamente. El Partido Conservador lo apoya y esperamos resultados concretos. Ya se logró restablecer la observación electoral de la OEA para las elecciones”, dijo a INFORME PASTRAN el diputado electo y Presidente del Partido Conservador, Alfredo Cesar… Estima que “el gobierno del Presidente electo Donald Trump va a ser menos intervencionista que el del Presidente (Barack) Obama a nivel global, pero Nicaragua es parte de una anomalía política junto con Cuba y Venezuela, porque los votantes del sur de la Florida que apoyan una línea dura contra los gobiernos del ALBA fueron los que le dieron el triunfo a Trump en ese vital estado y esperan que les cumpla si quiere reelegirse dentro de cuatro años”… Cesar es del criterio que “lo anterior plantea una situación difícil para el 2017 en cuanto a la relación diplomática y económica que habrá entre ambos gobiernos”.

… TAMPOCO SER MAXIMALISTA…

En tanto, valora que “la oposición parlamentaria (que se instalará el 9 de enero) debe presionar por cambios institucionales en el país, que todos los sectores solicitan y además apoyar cuando esos cambios se vayan dando”… Cesar anota que no debe tampoco haber “una posición maximalista, sino realista para lograr esos cambios sin que el país sufra daños económicos graves”… Por su parte, el ex canciller liberal, Francisco Aguirre Sacasa insiste en que “la única manera de frenar la aprobación de la Nica act sería a través de un acuerdo de gobernabilidad que demostrara una voluntad interna de retomar el sendero de la democracia representativa” y “para lograr esto se requiere de pragmatismo, creatividad y buena voluntad por parte del gobierno y de la oposición” y que “las acciones acordadas tendrían que ser creíbles nacional e internacionalmente”.

… UNA PREGUNTA DEL MILLÓN…

A lo largo de la historia de Nicaragua se ha demostrado que los diálogos y acuerdos políticos fueron producto de grandes crisis, enfrentamientos armados y golpes de Estado… En la Nicaragua de 2016 no hay crisis política, ni económica, ni social, ni revueltas populares, ni manifestaciones callejeras masivas que obliguen al gobierno a convocar de urgencia a todas las fuerzas políticas, porque en lo económico ya existe un diálogo y consenso permanente con el sector privado… ¿Pero será posible ese diálogo en 2017?, Aguirre Sacasa contestó que “esta es la pregunta del millón, o más bien de los trescientos millones de dólares” refiriéndose a los montos que el BID y el BM desembolsan anualmente a Nicaragua… Anota que “la Nica Act es un peligro claro y presente para nosotros”, porque “aquí hay mucho en juego y todos tenemos mucho que perder, desde Daniel (Ortega), hasta el nicaragüense más humilde” y “sería un error colosal no comprender esto”… “Y no buscar seriamente una salida a esta amenaza. No lograrlo sería demostrar el atraso de nuestra clase política, demostraría que somos un estado fallido”, sentenció Aguirre Sacasa.