AMÉRICA LATINA SALE DE LA RECESIÓN

La Misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), que se encuentra en Nicaragua, dio a conocer este miércoles, el último informe de las perspectivas económicas de América Latina y el Caribe… El informe, revelado en Managua, indica una recuperación de la región, destacándose el crecimiento de algunos países, como Nicaragua, cuya estimación se ubica entre el 4.5 para el 2017, y 4.3 para el 2018… El FMI dio lectura de estas importantes cifras al sostener un encuentro con estudiantes de economía y finanzas de diferentes universidades públicas y privadas del país, en el auditorio del Banco Central de Nicaragua… El economista del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Juan Francisco Yépez, señaló que las expectativas de crecimiento para América Central, son de 4.3% para 2017 y una misma cifra para el 2018.

… OTRO AÑO BUENO PARA NICARAGUA ECONÓMICAMENTE…

En respuesta a otra pregunta sobre el desempeño de la economía nicaragüense en 2017, el ex Canciller liberal Francisco Aguirre Sacasa observó que “todo apunta a un crecimiento entre un cuatro y cinco por ciento este año, un ritmo que estará por encima del promedio centroamericano. Nuestro programa económico y financiero sigue siendo prudente y responsable y el gobierno del Comandante (Daniel) Ortega ha acertado al mantener un diálogo estrecho económico con el sector empresarial nacional”… “Esto es positivo. Si tenemos un invierno regular o bueno, si los precios de nuestras exportaciones se mantienen y el costo del petróleo sigue siendo cómodo, debería el 2017 ser un novena año consecutivo de buen crecimiento y de reducción de pobreza”, observó.

… EL NICA ACT UN IMPONDERABLE POTENCIALMENTE DESASTROSO…

Aguirre concluyó que “la eventual aprobación en Estados Unidos del Nica Act podría descarrilar nuestras perspectivas para 2017 y años posteriores… “Este es un imponderable que, de dares, sería devastador para nuestro imagen, clima de inversión y flujo de capital y exportaciones. Sé que en muchos círculos nacionales se da por descartada su aprobación, pero mi lectura es otra. Creo que ‘la moneda está en el aire’ en cuanto a su aprobación, y que el gobierno está arriesgándose mucho si cree que con el acuerdo negociado con la OEA, esta amenaza ya se neutralizó”, opinó.