EL LIBERALISMO SIGUE VIVO


Las elecciones municipales demostraron, que aunque los liberales están divididos, esa corriente ideológica sigue teniendo simpatizantes en un importante segmento de la población y que tanto el PLC como CXL unidos pudieron haber ganado más municipios… Una de las sorpresas en estos comicios fue CXL que de la nada pasó a ser la tercera fuerza política nacional y la segunda de oposición… Los conversadores tuvieron resultados nada despreciables, sobre todo en Managua… El mayor reto de estos partidos será la forma en que van a gobernar los municipios ganadores y como proyectarse a través de sus concejales.

… NO HAY OPOSICIÓN… 

Así fue la frase lapidaria de la encuestadora CID Gallup en su último sondeo de opinión pública, asegurando que en Nicaragua no existe un líder oposición que aglutine a la población no sandinista, como existió en décadas pasadas con Fernando Agüero Rocha; Arturo Cruz Porras, Violeta Chamorro y Arnoldo Alemán, y que hoy existen muchos dirigentes pero sin proyección nacional… Además, los grupos opositores, carecen de un plan de gobierno alternativo al FSLN y lucen inconexos con la población porque sus propuestas y discursos no tienen sintonía con las demandas de la población.

… ESPERANZADOS EN ESTADOS UNIDOS… 

La oposición no realizó movilizaciones masivas contra el gobierno sandinista este año, sus esfuerzos fueron dispersos, no logró los cambios que demanda con acciones callejeras y presión popular… Buscaron el apoyo de la OEA para presionar al gobierno y después desacreditaron al Secretario General, Luis Almagro cuando sus cálculos no les salieron bien y la emprendieron contra el Jefe de la MOE, Wilfredo Penco, luego se quejaron de que el informe de observación electoral fue insuficiente… Realizaron viajes a Washington para reunirse con senadores y congresistas norteamericanos para pedir presión a través de la Nica Act y la Ley Magnistky que les ayude a oxigenarse.

… WASHINGTON DE ACUERDO A SUS INTERESES… 

Pero la administración Trump no tiene líder opositor favorito en Managua… Sus relaciones con el gobierno nicaragüense se siguen basando en el pragmatismo político y de acuerdo a sus intereses regionales y conveniencias geopolíticas, económicas y comerciales, a pesar de los esfuerzos de congresistas y senadores republicanos y demócratas… La política exterior con Nicaragua la administra la Casa Blanca a través del Departamento de Estado.