GOBIERNO REVOCA RESOLUCIÓN DEL INSS


El Presidente de la República, Daniel Ortega anunció esta tarde en cadena nacional que el consejo directivo del INSS resolvió revocar la resolución del 18 de abril pasado, para propiciar una mesa de diálogo como la ha pedido el sector privado y la Iglesia Católica y buscar en consenso la mejor manera de darle viabilidad al sistema de la seguridad social del país.

La medida anula el aumento del 3% del aporte de las empresas al INSS, el 0.75% que pagarían los trabajadores y el aporte del 5% que se retendría a los pensionados o jubilados.

Agradeció todos los mensajes que ha recibido para restaurar la paz y la seguridad en Nicaragua, destacando el mensaje del Papa Francisco de esta mañana desde Roma, diciendo que todos los nicaragüenses deseamos que cese toda la violencia y se evite un inútil derramamiento de sangre y las cuestiones abiertas sean resueltas con sentido de responsabilidad.

Reiteró que el dialogo es fundamental para poder resolver cualquier conflicto desde que es el conflicto familiar, hasta los conflictos en relaciones de trabajo, sociales, políticos y las relaciones internacionales, el dialogo es fundamental.

Se refirió a la paz que están discutiendo las dos coreas que de por si le da tranquilidad al mundo evitar una hecatombe mundial.

Lamentó los hechos de violencia que se han venido presentando, manifestando su pesar con todas las familias de las personas que han fallecido en estos hechos de violencia, y llamó al pueblo nicaragüense a seguir uniendo esfuerzos para que cesen estos actos.  

Esta vez no estuvieron altos mandos del Ejército, ni la Policía, pero sí representantes de las más importantes empresas norteamericanas, coreanas, chinas y de otros países en zonas francas, junto con el delegado presidencial para las inversiones, Alvaro Baltodano, empresas como call center, textiles, entre otros, que han invertido millones de dólares en Nicaragua y que generan miles de empleos permanentes.

“Esta tarde nos reunimos aquí con quienes representan una inversión que es fundamental para la economía nicaragüense para le generación de empleos, el bienestar de la familia que logran tener empleo, son representantes del parque industrial de zonas francas de Nicaragua, con ellos tenemos un diálogo permanente a través del General Baltodano para atenderlos por la importancia que tiene el sector e igualmente nosotros atendemos los otros sectores de empresarios de otros países, que no están en zonas francas y que son inversionistas en Nicaragua y los empresarios nicaragüenses lógicamente, grandes, medianos y pequeños y nos acompañan”, dijo el mandatario.

Los empresarios norteamericanos que invierten aquí reconocieron todo lo que el gobierno sandinista ha hecho para la estabilidad macroeconómica y la generación de empleo y manifestaron el deseo de recobrar la confianza en Nicaragua.

El grupo de empresarios extranjeros dijo que se reunieron esta mañana para analizar la situación.

En nombre de ellos, Cristopher Marlett, CEO de Embassy Propertis y fundador de MDB Capital Group recordó que representan 130 mil empleos y más de 2,753 millones de dólares en exportaciones, se declararon preocupados por la situación de violencia que está poniendo en riesgo la continuidad de todas las empresas, generando pérdidas económicas de consideración, inestabilidad y ausencia en el ambiente laboral, manifestaron la necesidad urgente de restablecer la paz social y la seguridad ciudadana y el respeto a los derechos humanos y que sus trabajadores regresen a las labores cotidianas con normalidad, porque esto les ha causado afectaciones a la integridad física de sus colaboradores, pérdidas económicas y afectación al país, por lo que pidieron una respuesta inmediata a su solicitud y piden un diálogo para la paz.

Ante esta solicitud, el Presidente Ortega dijo que hay sentido de humanidad y amor al pueblo nicaragüense en la solicitud de los empresarios de zonas francas y agradeció el esfuerzo que han hecho inversiones invirtiendo en Nicaragua para la generación de empleos, que sus trabajadores accedan a la seguridad social porque si no hay empleo no accederán a la seguridad social.

“Estos acontecimientos indiscutiblemente que son totalmente irracionales, ya no tienen explicación y llamo al pueblo nicaragüense a todos los sectores de la sociedad, que independiente de sus pensamientos políticos, ideologías, condiciones económicas, de credos religiosos a que nos unamos todos en una gran lucha por la paz y se restablezca la paz que hemos gozado los nicaragüenses y que nos ha hecho sentir tan orgullosos y tan reconocidos por la comunidad internacional y que ha alentado a inversionistas como zonas francas a invertir en Nicaragua”, manifestó.

“Sentimos que hay una reacción de la población que demanda el cese de hechos de violencia, que no se siga derramando la sangre de hermanos, es un dolor para la familia, es un duelo para el país, y por ese camino no vamos a encontrar ninguna solución, solo el desastre, para todos, y hay mucha preocupación de la inmensa mayoría de los nicaragüenses para que se trabaje para buscarle una salida a esta situación de violencia”, sostuvo.

Entonces leyó la resolución del consejo directivo del INSS que revoca la resolución anterior, “en donde se resuelve que con el fin de iniciar una discusión y el diálogo para mejorar el INSS”, en donde todos los sectores económicos, gobierno y trabajadores tendrán que aportar, unos más otros menos, de acuerdo a las condiciones que permitan la sostenibilidad de las empresas y de los mismos trabajadores.

Dijo que la protesta en situaciones como la del INSS es normal, recordando que en Grecia y países europeos han sucedido manifestaciones en contra de medidas sobre el sistema de pensiones, “y la gente sale a protestar, pero no salen a destruir, no salen armados a matar, salen a marchar, no saquean empresas o incendien las instituciones del Estado, de particulares, desgraciadamente lo hemos estado viviendo y lo estamos viviendo todavía y tenemos que restablecer el orden”.

Dejó en claro que el gobierno no puede permitir actos que subviertan el orden público.

“Nosotros no podemos permitir que aquí se imponga el caos, el crimen, el saqueo, no lo podemos permitir. Y vamos a actuar conforme la ley, la constitución, para asegurar y garantizar el restablecimiento de la estabilidad, de la paz social para que los trabajadores vayan tranquilamente como lo venían haciendo”, expresó.

Para el mandatario en esas protestas hay grupos delincuenciales y pandillas y el gobierno tiene que confrontar que esas pandillas no ataquen a la población, que no asesinen a nadie y que no asalten establecimientos.

“Esa práctica no se puede instalar en nuestro país, tenemos la ley, las instituciones para actuar con la firmeza correspondiente”, insistió.

Manifestó que quedaba abierta la mesa de diálogo para discutir la viabilidad del INSS, los subsidios y las reformas fiscales o exoneraciones y que se asegure el fortalecimiento de la seguridad social para el mediano y largo plazo, en donde se tendrá que involucrar a los empresarios de zonas francas por el aporte de empleo que generan.

Anunció que atendiendo los llamados del Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua y el llamado del Papa Francisco desde el Vaticano, invitaba al Cardenal Brenes a ser parte de este diálogo.

Precisó que el Cardenal Brenes puede llegar acompañado con los obispos de la Conferencia Episcopal para que sean garantes y testigos y darle fortaleza a lo que es un diálogo que traiga el restablecimiento de la paz y la estabilidad a nuestro país.

Dijo que el gobierno no quería hacer uso de la Policía para restablecer el orden público, pero “no queda más camino que los recursos que establece la ley cuando se dan hechos como estos”, asegurando que quienes iniciaron los saqueos no era la gente pobre, sino delincuentes que ya estaban siendo capturados por la Policía para llevarlos a los tribunales, “y no me pidan después que los pongamos en libertad”.  

“No queríamos utilizar a la policía, hasta donde pudimos, pero desgraciadamente no hay más alternativa, de lo contrario desbaratan y destruyen el país”, afirmó.

“Estoy seguro que la mayoría de los nicaragüenses condenan estos hechos y respaldan las acciones que estamos tomando para establecer el orden y la estabilidad con el acompañamiento de la población”, subrayó.

Dijo esperar que el COSEP, que había llamado a un diálogo, se incorpore a la mesa, porque después de llamar al dialogo hicieron otras propuestas y condicionaron el diálogo incorporando otros temas no económicos.

“Un diálogo no se puede condicionar, tiene que ser abierto y ponernos de acuerdo en los temas que vamos a trabajar, en primer lugar la estabilidad, establecer la paz y la seguridad de los nicaragüenses, seguro, reforma tributaria, estamos abiertos a escuchar cualquier planteamiento, elemental en todo diálogo. No se nos ocurre pre condicionar el diálogo si no, no vamos a ningún lado. Tenemos toda la disposición de que se instale este diálogo el pueblo está pidiendo que este diálogo se estuviese dando ya aquí. Esperamos que avancemos en el diálogo ya con la participación del Cardenal Leopoldo Brenes”, puntualizó.   

El mandatario estuvo acompañado de la Vicepresidenta Rosario Murillo, Alvaro Baltodano, delegado presidencial para las inversiones y los empresarios de empresas norteamericanas, coreanas y chinas bajo el régimen de zonas francas.

El Ministerio de Educación suspendió clases a nivel nacional en primaria y secundaria por seguridad de los estudiantes y las familias, anunció el asesor presidencial para la educación, Salvador Vanegas. Se notificará posteriormente cuando se reanudarán las clases en la educación pública.

De alguna forma el gobierno retiró a la Policía de las zonas de protesta. Estos se dedicaron a lo largo del día proteger a las personas que buscaban realizar compras en los supermercados que estaban abiertos. Otros visitaban los barrios cercanos a los saqueos, visitando casa por casa y pidiendo a quienes asaltaron los negocios que regrese lo usurpado.

El Cardenal Brenes esta noche aún no se pronunciaba oficialmente. Se consideró que estaba consultado con los obispos quienes integrarían la comisión para testificar el diálogo.