ARQUIDIOCESIS CONDENA Y REPUDIA

“Su Excelencia Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo de Managua, Su Excelencia Silvio José Báez, Obispo Auxiliar, Su Excelencia Monseñor Waldemar Somertag representante del Santo Padre en Nicaragua, han sido agredidos este medio día en la Basílica Menor de San Sebastián en Diriamba”, aseguró la Arquidiócesis de Managua en sus redes sociales… “Ellos realizaban una visita pastoral a sacerdotes y fieles de la zona de Carazo, atacada por paramilitares y turbas este fin de semana, dejando muerte, luto y dolor. Oramos por los Obispos, sacerdotes y medios de comunicación que les acompañaban”, agrega… Reportaron que Monseñor Báez sufrió una herida en un brazo y Monseñor Miguel Mántica en el cuello y que le fue robado su teléfono celular…

… MISION, SACAR A ATRAPADOS EN LA BASILICA… “Cumplimos con nuestra misión de liberar a las personas que estaban atrapadas en la basílica de San Sebastián. Esto que me pasó no es nada comparado a lo que ha sufrido el pueblo”, dijo Monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar de Managua al aceptar que dentro del templo habían personas que estuvieron en los tranques y que estaban bajo resguardo de la Iglesia, que fuero enfocados por el Canal 10… Señaló que fue “asediado por una turba enardecida que quería ingresar a la Basílica San Sebastián en Diriamba, fui herido, golpeado en el estómago, me arrebataron las insignias episcopales  y agredido verbalmente”… “Estoy bien gracias a Dios. Se liberó la basílica y a quienes allí estaban”, afirmó… En Jinotepe otro grupo de personas penetró al Templo del Apóstol Santiago y extrajeron algunas pertenencias, denunciaron sacerdotes de esa parroquia, que fueron también agredidos verbalmente…

… CARDENAL BRENES AGREDIDO… El Cardenal Leopoldo Brenes; el Nuncio Monseñor Waldemar Stanislaw; el Obispo auxiliar, Monseñor Silvio Báez y los sacerdotes que lo acompañaron regresaron a Managua y fuero directamente a la Catedral a orar… Dijo que fueron a acompañar a los sacerdotes de Diriamba y Jinotepe, “sin embargo, hemos sentido esa acción dura, fuerte, brutal contra nuestros sacerdotes, nunca habíamos visto en Nicaragua situaciones así, verdaderamente es triste. Sin embargo, nuestra palabra que hoy ha sido proclamada nos está dando la razón”, aseguró… Sostuvo que la misión de los jerarcas en estas dos ciudades “era hacer presente a Jesucristo y no hemos ido en una acción de violencia, para consolar a nuestros sacerdotes y acompañarlos en el sufrimiento, sin embargo, hemos recibido esa agresión y la recibimos por Cristo”.