OPOSICIÓN SE RECUESTA EN PRESIÓN INTERNACIONAL

The Economist hace un resumen de las presiones internacionales desde la OEA y del Gobierno y el Congreso de Estados Unidos hacia el gobierno de Nicaragua para que se adelanten las elecciones aquí, incluidas sanciones a través de la Ley Magnitsky… Señala que la presión podría aumentar para que la OEA invoque la Carta Democrática Interamericana y en última instancia la expulsión de Nicaragua de la OEA y buscarían bloqueos a préstamos internacionales en las multilaterales… A esto se sumarían protestas y manifestaciones de la Alianza Cívica… The Economist señala que las movilizaciones de la oposición se han deprimido en las últimas semanas, “mientras tanto, grupos ajenos a la alianza han cuestionado su engorrosa toma de decisiones y la falta de representatividad”…

… INTENTARAN REAGRUPARSE… Destaca la unidad de inteligencia de The Economist que “se están realizando esfuerzos para convertir la alianza en una coalición más amplia que abarque a otras organizaciones cívicas, movimientos sociales y grupos políticos de oposición como el Frente Amplio por la Democracia, Ciudadanos por la Libertad y el Movimiento Renovador Sandinista”, pero “desde el punto de vista organizativo, es probable que este esfuerzo produzca resultados a corto plazo”… “Además, los oponentes de Ortega no pueden contar con la presión internacional para mantener su pico del 18 de julio; el impulso inicial de la lucha se ha aliviado al menos por ahora” y “a pesar de las proclamas verbales de Washington, la idea de que la administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aplique suficiente presión sobre Ortega para obligarlo a dejar el poder, aún debe ser puesta a prueba”…

… LOS DESAFÍOS… Mientras la fuerza de la Alianza Cívica se debilite y la actividad económica y la inversión se recuperen lentamente, “es importante que la comunidad empresarial o la gente de negocios individualmente abandonen la alianza y reanuden algún tipo de relación con el gobierno”, dice The Economist… Creen que habrá otro diálogo nacional sin los obispos católicos con una mezcla diferente de opositores, y luego avanzar en reformas electorales y políticas como una solución para el conflicto… “Nuestro pronóstico base sigue siendo que Ortega tendrá éxito en su empeño, durando más que sus oponentes nacionales y extranjeros. Aunque Estados Unidos está señalando cada vez más fuerte que apoya el cambio de régimen en Managua, seguimos siendo escépticos de que la administración de Trump invierta el capital político necesario para inclinar la balanza contra el señor Ortega, ya que correría el riesgo de generar un vacío de poder, lo que hará una mayor inestabilidad en América Central”, subraya.