SOMOS UN PUEBLO AMANTE DE LA VERDAD

Daniel Ortega y Rosario Murillo.

En el pueblo de Nicaragua va renaciendo, y es más fuerte cada día, la paz, la normalidad, la tranquilidad, la seguridad, todo como producto del espíritu, del afán, del compromiso cristiano, generoso, socialista, solidario de todos los nicaragüenses, aseguró este mediodía la Vicepresidenta de la República, Rosario Murillo… Señaló que “Nicaragua camina, avanza, quiere, trabajar en paz, algo muy simple, con absoluto respeto a su identidad, nuestra identidad, a su dignidad, nuestra dignidad, a su fe, nuestra fe. Porque somos un pueblo creyente, devoto y amante de la verdad. Decir la verdad todos los días para poder creer”… ““Nosotros promovemos ese encuentro alrededor de la verdad, no cometer el pecado de realizar falsos testimonios o mentir, decir la verdad”, resaltó.

… PUEBLO HA SIDO ATROPELLADO…

“Somos un pueblo que quiere vivir su verdad, un pueblo que ha sido vilmente atropellado, durante varias semanas, sobre todos los pobres, la clase media emprendedora, trabajadora, del campo, de la ciudad. Por eso decimos los pobres, los que tiene pequeños y medianos emprendimientos, en el campo y la ciudad, fueron severamente golpeados”, dijo la Vicepresidenta Murillo… Insistió que entre abril y julio hubo un intento de derrocamiento de un gobierno legítimamente electo y un intento de derrocamiento dirigido, con una visión clasista, para afectar a los pobres e indisponer a los pobres… “Porque es afectar a los pobres, para indisponer a los pobres para que culpen a otros, en este caso a un gobierno que venía cumpliendo con todos sus programas y proyectos socio productivos y ellos escondidos detrás de falsos testimonios o identidades, escondidos, aparentemente ocultos, porque nada hay oculto bajo el sol, financiaban, ejecutaban, pagaban a otros para que hicieran, trancaron y secuestraron a todo el país, y afectaron a los pobres. Por eso decimos que fueron eventos de elevado contenido clasista”, afirmó.

… NO SEREMOS ESTATUAS DE SAL…

La Vicepresidenta Murillo aseguró que los nicaragüenses no se quedarán paralizados para convertirse en estatuas de sal… “Exigimos justicia. Que paguen por sus crímenes. Porque son 198 hermanos nicaragüenses los que ya no están y ellos los mataron. Que paguen por sus crímenes y que dejen ya de abusar de la paciencia del pueblo. Que dejen ya de perturbar el afán de paz de la mayoría de los nicaragüenses y sobre todo que dejen de perturbar la necesidad de trabajar que tienen las mayorías nicaragüenses”, manifestó… “Porque queremos trabajo y paz, porque queremos trabajo honrado para prosperar, porque queremos educarnos para prosperar, porque queremos estar sanos para prosperar, vivir sanos para trabajar mejor y para prosperar, porque queremos dignidad, exigimos dignidad. Somos dignos y exigimos respeto desde nuestra dignidad, porque desde nuestra dignidad queremos y reclamamos el espacio para que se nos reconozca a todos nuestros derechos, como seres humanos, como personas, miembros de un pueblo, de una comunidad sana, que ha sido ofendida, que ha sido irrespetada, que ha sido severamente golpeada, dañada”, subrayó.

… ASÍ SE DIJO… 

“Ahorita somos, no sobrevivientes, sino luchadores, un pueblo luchador. Y porque somos grandes como pueblo, porque tenemos fe y todo lo podemos en Cristo que nos fortalece. Hemos vivido todo este tiempo de oscuridad, todo este tiempo de tinieblas, todo este tiempo de perversidad, sin amargarnos. Los amargados están en otro lado, lo que no entienden es que Nicaragua quiere paz. Todavía quedan esos rescoldos, esos puchos, que todos los días quieren hostigar el afán de trabajo de un pueblo, impedirlo claro, no es lo mismo el que está comiendo salteado, que el que come demasiado, y hasta se engorda. No es lo mismo. Pensemos en todos. Pensemos en los demás. Pensemos en los que necesitan trabajar, ganarse la vida, pensemos siempre como cristianos”. Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua.