NICARAGUA NO SE ARRODILLA, QUIERE PAZ

La Vicepresidenta de la República, Rosario Murillo, dijo este mediodía que los nicaragüenses “no nos arrodillamos, (porque) no somos siervos de los poderosos, no somos mendigos de injerencia (extranjera)”… “Somos un pueblo altivo, hemos dicho, somos un pueblo libre, somos un pueblo digno, y nuestro espíritu libre, digno, potente, eso sí es poder, el poder del espíritu, el poder del amor”, aseguró en su alocución de hoy… Llamó a forjar “esta Nicaragua de bien común, esta Nicaragua de amor cristiano, de fe, de familia, de comunidad; esta Nicaragua que quiere vivir en paz, esta Nicaragua donde la palabra de Dios se hace realidad todos los días” a sabiendas de que “la gracia del Espíritu Santo, nos dará la victoria sobre el maligno”.

… SE RECUPERA LA PAZ Y SEGURIDAD… 

“Esta Nicaragua que celebra todos los días, porque damos gracias a Dios, celebrándonos damos gracia a Dios por haber recuperado la seguridad, la paz, la estabilidad y continuar consolidando la seguridad, la paz, la estabilidad, y trabajando la reconciliación”, reiteró la vicemandataria… Abogó por la reconciliación desde la familia, desde la persona, la familia y la comunidad; la reconciliación entre nuestro pueblo, “porque es la garantía de la paz, de la seguridad, de la tranquilidad y es la garantía esa reconciliación de que nos respetemos todos”… Exhortó “sentirnos todos como familia, y que entre todos, con todos, por el bien de todos, vayamos avanzando en derechos restituidos, con derechos humanos para todos”.

… ASÍ SE DIJO… 

“Aquí no hay cabida para el odio, aquí reina y vence el amor. Hoy que nos celebramos en paz y tranquilidad, restaurándose y consolidándose cada día, de la mano de Dios, con su gracia, para su gracia, porque Nicaragua quiere paz. Damos gracias al Altísimo, porque cada vez más son los corazones de nicaragüenses, las mentes de los nicaragüenses que no están trancados por el odio, que no somos esclavos, que no somos sometidos. Queremos vivir como hermanos, queremos recuperar esa condición esencial, generosa, solidaria, fraternal, de nuestra cultura nicaragüense. No somos esclavos, nosotros dijimos: Somos libres, ¡Jamás volveremos a ser esclavos!”. Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua.