QUE ESTADOS UNIDOS NOS DEJE VIVIR EN PAZ

El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

El Presidente Daniel Ortega volvió a comparecer en plaza pública esta tarde al final de una caminata de miles de sandinistas desde la Rotonda Jean Paul Genie en la carretera a Masaya hasta la Avenida Bolívar, asegurando la primera gran victoria y gigantesca hazaña de 1856 contra el expansionismo del imperio del norte, no lo buscamos los nicaragüenses, sin que fue culpa de los vende patrias que pidieron a Estados Unidos intervenir en los asuntos internos del país.

“Fueron los yankees los que trataron de adueñarse de Nicaragua, es la realidad de nuestra historia y trajeron a los yankees los vende patrias de ayer, que son los mismos vende patrias de hoy”, aseguró, recordando que el General Sandino les decía además de vende patrias, peleles del imperio.

El mandatario recordó que fueron los pleitos entre liberales y conservadores por el poder, legitimistas y democráticos, los que dividieron Nicaragua, con dos capitales, una en León y otra en Granada, y fueron los que trajeron a William Walker para ayudarle a uno de ellos a derrotar al otro, pero poniendo a trabajadores de las fincas, los campesinos como sus fuerzas en armas para matarse, lo que provocó que Walker se adueñara del país y se declarara Presidente de Nicaragua en 1856.  

Precisó que fueron los dirigentes de las paralelas históricas “los que pidieron al yankee que viniera a ayudarles y por ese camino vino William Walker, de mentalidad reaccionaria, conservadora, esclavista, que soñaba con adueñarse de Nicaragua para después adueñarse de Centroamérica, México y hasta Estados Unidos e imponer las doctrinas más reaccionarias y conservadoras del momento, traído por los vende patria.

“Qué vergüenza para los vende patrias, a ensangrentar Nicaragua, pero estaba el pueblo nicaragüense, el pueblo con dignidad, y las mismas fuerzas políticas que se dieron cuenta que el yankee empezaba a perseguirlos a ellos no les quedó más que unirse y a unirse con los países centroamericanos porque se dieron cuenta que si caía Nicaragua sobre el dominio del yankee iba a caer Centroamérica y empezaron las batallas y se produjo esa historia y emblemática batalla de San Jacinto que esta en el centro, en el corazón de nuestra vida, de nuestra historia, de nuestra formación”.

“Esa ha sido nuestra historia, estar luchando, cuando queremos paz, no hay pueblos que quieran vivir en guerras, no hay pueblo que quiera vivir en la inseguridad, las familias y pueblos quieren vivir en paz, pero las políticas expansionistas no le han permitido vivir en paz al pueblo nicaragüense y a muchos pueblos hermanos que han sido victimas de las agresiones, Invasiones de Estados Unidos”, indicó.

Dijo que desde el 10 de enero del 2007 cuando el FSLN volvió al poder a través de los votos de forma pacífica, “ahí empezamos a construir la paz partiendo primero de la seguridad, para todas las familias nicaragüenses, de la estabilidad, la tranquilidad y Nicaragua se convirtió en un ejemplo de un país pequeño, en su economía, en su población, en su territorio, que empezaba a avanzar en la lucha contra la pobreza, en la generación de empleos, en la construcción de caminos, carreteras, calles para el pueblo, en programas para las mujeres del campo, hambre cero, usura cero para las mujeres y familias trabajadores que tienen pequeños negocios, el programa plan techo, el paquete de alimentos para familias en condiciones precarias, el bono productivo, y todo esto lo logramos caminando juntos la inmensa mayoría de los nicaragüenses”.

El Presidente Ortega dijo que siempre está la excepción y la excepción eran “aquellos que habían ensangrentado a Nicaragua con la dictadura somocista que continuaron ensangrentando a Nicaragua después del triunfo de la revolución en 1979 y trajeron nuevamente la guerra a Nicaragua llamando al yankee para que se metiera a intervenir en Nicaragua, esos no le perdonaban al pueblo, que el pueblo le hubiese dado el voto al FSLN para que llegara al gobierno en el 2007”.

Aseguró que desde entonces “continuaron con sus conspiraciones y sus viajes a los Estados Unidos para buscar como destruir a Nicaragua, porque ellos pensaban destruir al gobierno y para poder destruir al gobierno decían hay que destruir Nicaragua, destruir la economía, centros de salud, hospitales, y empezaron con sus planes siniestros”.

“Tuvimos 11 años de cohesión social, económica, productiva, de reconciliación, pero al final vino la agresión, la intervención, la intervención armada, que ha provocado dolor, en las familias nicaragüenses, ha provocado muerte de hermanos nicaragüenses, heridas en hermanos nicaragüenses, heridas en las familias, y ha provocado que algunos hermanos nicaragüenses se hayan ido a Costa Rica”.

El mandatario reafirmó su llamado para que aquellos, aparentemente entre 6 y mil personas según migración de Costa Rica, que se han ido y no tengan causas por la justicia porque no mataron, que no torturaron, que no asesinaron, que no incendiaron, puedan regresar sin temor alguno y se les va a acoger en el barrio, en la comunidad, en el pueblo, “porque tenemos que reencontrarnos y reconciliarnos todas las familias nicaragüenses”.

Exhortó a “seguir profundizando este diálogo entre las familias para que logremos consolidar la paz porque consolidando la paz aseguramos la estabilidad y la tranquilidad de todas las familias nicaragüenses, no importa el pensamiento político, la ideología, la religión, eso se respeta y se debe respetar, no importa la opinión que tenga, lo importante es que podamos vivir en Nicaragua todos los que pertenecemos a esta patria de Darío y de Sandino”.

“Estamos cobijados por Dios, por Cristo, todos, y tenemos que poner a prueba todas nuestras capacidades, nuestra disposición, nuestra generosidad, para que nos vayamos reencontrando, nos vayamos entendiendo todos y volvamos a fortalecer el camino del progreso, del bienestar, de la lucha contra la pobreza para que Nicaragua sea una sociedad feliz”, reafirmó.

Entonces se refirió a los Estados Unidos.

“Y le decimos a los Estados Unidos que si quieren ayudarle al pueblo nicaragüense, que si quieren contribuir a la paz, lo mejor y lo que deben hacer es no meterse con Nicaragua, respetar a Nicaragua porque desgraciadamente los que conocemos de la historia de Estados Unidos, de sus políticas, intervenciones, eso ha provocado más dolor, más sufrimiento en las familias nicaragüenses”, dijo y agregó: “entonces le decimos a los gobernantes norteamericanos, a los congresistas, que si quieren contribuir con la paz de Nicaragua que respeten a Nicaragua como una nación soberana, digna, que como nación del mundo merece respeto y se le debe respeto”.

Aseguró que los sandinistas se mantendrán marchando por la paz porque desean la paz.

“Gracias a Dios no ha habido incidentes en este recorrido de hoy y eso es lo que tienen que aprender a respetar los otros nicaragüenses, hermanos nicaragüenses que hacen sus marchas, está bien que la hagan de forma pacífica, sin provocar daños, ni lanzarse a quemar los vehículos de la Policía, hay que eliminar la violencia y podrán marchar las veces que quieran sin violencia, en paz, de forma pacífica  porque estas marchas sandinistas han sido, son y serán pacíficas, de estas marcha no hay salido ningún acto de destrucción, nadie se ha lanzado a quemar nada a incendiar nada han sido marchas pacificas porque estas marchas lo que dan es la señal clara de que nosotros sabemos que estamos librando una gran batalla y que cada marcha que se realiza de forma pacífica es una victoria más en esta batalla y que la batalla que estamos librando no es para destruir sino para construir y que en Nicaragua logremos vivir en paz todos los nicaragüenses, todas las familias”.

“Es mejor librar la batalla con marchas que librarla a balazos, no queremos muerte, no queremos dolor, queremos alegría y vamos a continuar librando la batalla con estas marchas pacificas dedicadas la paz de Nicaragua”, aseguró el presidente Ortega.