RECONCILIACIÓN YA ES REALIDAD

El Presidente de la República, Daniel Ortega y la Vicepresidenta de Nicaragua,, Rosario Murillo.

Así lo dijo este mediodía la Vicepresidenta de la República, Rosario Murillo, al asegurar que en Nicaragua algunas personas se niegan a reconciliarse, pero es deber cristiano exhortarlos a ello… “Independientemente de que veamos la malacrianza, la actuación, que niega el corazón, independientemente de que veamos que todavía quienes ciegos e iracundos se niegan a aceptar a Cristo. Todos los días y todas las cosas son de Cristo, y el poder de Cristo a favor de los seres humanos no tiene barreras”, subrayó… Manifestó que la reconciliación y la unidad de Nicaragua son ya una realidad desde las familias, desde la comunidad, “y así seguiremos avanzando con fe y esperanza y con espíritu generoso y fraternal hacia el futuro, porque es lo que nos queda como familia nicaragüense, propiciar futuro, propiciar prosperidad cariño desde la comunidad y así seguiremos avanzando con fe y esperanza”.

… JUSTICIA SEGUIRÁN EXIGIENDO… 

“A la par que nos unimos en reconciliación, procurando el bien común en nuestra Nicaragua, seguimos exigiendo justicia. ¡Que paguen por sus crímenes! Todos aquellos que de una u otra forma patrocinaron toda esa noche tenebrosa, todo ese secuestro nacional”, dijo la Vicepresidenta Murilo, recordando las torturas a que fue sometido el sandinista Bismarck Martínez, todavía está desaparecido… “Secuestro, tortura, crímenes, incendios, destrucción de bienes públicos y privados, saqueos… Esa noche tenebrosa que dejó a Nicaragua sumida en el dolor y el duelo, quienes la patrocinaron, quienes la financiaron quienes protagonizaron directamente los crímenes de odio, pagarán”, expresó.

… PELAGATOS… 

La Vicepresidenta Rosario Murillo insistió en que existen algunas personas miserables humanamente… “Todos sabemos que hay unos cuantos pelagatos, unos cuantos puchos que todavía se ensañan. Que todavía no logran en su ceguera darse cuenta de cómo Nicaragua rechaza el odio y quiere paz, trabajo y reconciliación”, afirmó… Pidió a Dios que “les dé paz interior y que Dios ilumine sus corazones para que sientan el poderoso llamado del amor y sobre todo el llamado a encontrarnos y reconciliarnos como hermanos porque aquí nacimos todos, aquí vivimos todos y aquí vamos adelante”.